fbpx
Inicio / Analfabetismo / ¿Por qué Hugo Chávez siempre vivirá en todos aquellos que deseamos un mundo libre, fraterno, justo, igualitario… por y para las personas?

¿Por qué Hugo Chávez siempre vivirá en todos aquellos que deseamos un mundo libre, fraterno, justo, igualitario… por y para las personas?


¿Por qué Hugo Chávez siempre vivirá en todos aquellos que deseamos un mundo libre, fraterno, justo, igualitario… por y para las personas?

Tópico ¿Por Qué Hugo Chávez Siempre Vivirá En Todos Aquellos Que Deseamos Un Mundo Libre, Fraterno, Justo, Igualitario… Por Y Para Las Personas?

Consulte sobre ¿Por qué Hugo Chávez siempre vivirá en todos aquellos que deseamos un mundo libre, fraterno, justo, igualitario… por y para las personas? relacionada con analfabetismo.

Unas pocas imágenes de analfabetismo queremos compartir:

¿Por qué Hugo Chávez siempre vivirá en todos aquellos que deseamos un mundo libre, fraterno, justo, igualitario… por y para las personas?
analfabetismo
Image by Antonio Marín Segovia

Ignacio Ramonet
Presidente de la asociación Mémoire des luttes (Memoria de las luchas), presidente honorífico de Attac
Jean-Luc Mélenchon
Copresidente del Partido de izquierda, diputado europeo

Hugo Chávez es sin duda el jefe de Estado más difamado en el mundo. Al acercarse la elección presidencial del 7 de Octubre, esas difamaciones se tornan cada vez más infames. Tanto en Caracas como en Francia y en otros países. Atestiguan la desesperación de los adversarios de la revolución bolivariana ante la perspectiva (que las encuestas parecen confirmar) de una nueva victoria electoral de Chávez.

Un dirigente político debe ser valorado por sus actos, no por los rumores vehiculados en su contra. Los candidatos hacen promesas para ser elegidos: pocos son los que, una vez electos, las cumplen. Desde el principio, la promesa electoral de Chávez fue muy clara: trabajar en beneficio de los pobres, o sea -en aquel entonces-, la mayoría de los venezolanos. Y cumplió su palabra.

Por eso, este es el momento de recordar lo que está verdaderamente en juego en esta elección, ahora cuando el pueblo venezolano se alista para votar. Venezuela es un país muy rico, por los fabulosos tesoros de su subsuelo, en particular sus hidrocarburos. Pero casi todas esas riquezas estaban acaparadas por las élites políticas y las empresas transnacionales. Hasta 1999, el pueblo sólo recibía migajas. Los gobiernos que se alternaban, democrata-cristianos o social-demócratas, corruptos y sometidos a los mercados, privatizaban indiscriminadamente. Más de la mitad de los venezolanos vivía por debajo del umbral de pobreza (un 70,8% en 1996).

Chávez hizo que la voluntad política prevaliera. Domesticó los mercados, detuvo la ofensiva neoliberal y posteriormente, mediante la implicación popular, hizo que el Estado se reapropiara los sectores estratégicos de la economía. Recuperó la soberanía nacional. Y con ella, ha procedido a la redistribución de la riqueza, en favor de los servicios públicos y de los olvidados.

Políticas sociales, inversión pública, nacionalizaciones, reforma agraria, casi pleno empleo, salario mínimo, imperativos ecológicos, acceso a la vivienda, derecho a la salud, a la educación, a la jubilación… Chávez también se dedicó a la construcción de un Estado moderno. Ha puesto en marcha una ambiciosa política del ordenamiento del territorio : carreteras, ferrocarriles, puertos, represas, gasoductos, oleoductos.

En materia de política exterior, apostó por la integración latinoamericana y privilegió los ejes Sur-Sur, al mismo tiempo que imponía a los Estados Unidos una relación basada en el respecto mutuo… El impulso de Venezuela ha desencadenado una verdadera ola de revoluciones progresistas en América Latina, convirtiendo este continente en un ejemplar islote de resistencia de izquierdas alzado en contra de los estragos del neoliberalismo.

Tal huracán de cambios ha volteado las estructuras tradicionales del poder y acarreado la refundación de una sociedad que hasta entonces había sido jerárquica, vertical, elitista. Esto sólo podía desencadenar el odio de las clases dominantes, convencidas de ser los legítimos dueños del país. Son estas clases burguesas las que, con sus amigos protectores de Washington, vienen financiando las grandes campañas de difamación contra Chávez. Hasta llegaron a organizar –en alianza con los grandes medios que les pertenecen– un golpe de Estado el 11 de Abril del 2002.

Estas campañas continúan hoy en día y ciertos sectores políticos y mediáticos europeos se encargan de corearlas. Asumiendo -lamentablemente- la repetición como si fuera una demostración, los espíritus simples acaban creyendo que Hugo Chavez estaría encarnando «un régimen dictatorial en el que no hay libertad de expresión».

Pero los hechos son tozudos. ¿Alguién ha visto un «régimen dictatorial» ensanchar los límites de la democracia en vez de restringirlos? ¿Y otorgar el derecho de voto a millones de personas hasta entonces excluidas? Las elecciones en Venezuela sólo ocurrían cada cuatro años, Chávez organiza más de una por año (14 en 13 años), en condiciones de legalidad democrática, reconocidas por la ONU, la Unión Europea, la OEA, el Centro Carter, etc.

Chávez demuestra que se puede construir el socialismo en libertad y democracia. Y convierte incluso ese carácter democrático en una condición para el proceso de transformación social. Chávez ha probado su respeto al veredicto del pueblo, renunciando a una reforma constitucional rechazada por los electores vía referendum en 2007. No es casual que la Foundation for Democratic Advancement(FDA), de Canadá, en un estudio publicado en 2011, situara entonces Venezuela en el primer lugar de los países que respetan la justicia electoral[i].

El gobierno de Hugo Chávez dedica el 43,2% del presupuesto a las políticas sociales. Resultado: la tasa de mortalidad infantil ha sido dividida por dos. El analfabetismo, erradicado. El número de docentes, multiplicado por cinco (de 65 000 a 350 000). El país presenta el mejor coeficiente de Gini (que mide la desigualdad) de América latina. En su informe de Enero de 2012, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPALC, un organismo de la ONU) establece que Venezuela es el país suramericano que –junto con el Ecuador-, entre 1996 y 2010, ha logrado la mayor reducción de la tasa de pobreza. Finalmente el instituto norteamericano de sondeos Gallup ubica al país de Hugo Chavez como la sexta nación «más feliz del mundo»[ii].

Lo más escandaloso, en la actual campaña de difamación, es pretender que la libertad de expresión esté constreñida en Venezuela. La verdad es que el sector privado, hostil a Chávez, controla allí ampliamente los medios de comunicación. Cada cual puede comprobarlo. De 111 canales de televisión, 61 son privados, 37 comunitarios y 13 públicos. Con la particularidad de que la parte de la audiencia de los canales públicos no pasa del 5,4%, mientras que la de los privados supera el 61%[iii]… Mismo escenario para los medios radiales. Y el 80% de la prensa escrita está en manos de la oposición, siendo los dos diarios más influyentes -El Universaly El Nacional–, adversos al gobierno.

Nada es perfecto, por supuesto, en la Venezuela bolivariana -¿Dónde existe un régimen perfecto?-. Pero nada justifica esas campañas de mentiras y de odio. La nueva Venezuela es la punta de lanza de la ola democrática que, en América Latina, ha barrido con los regímenes oligárquicos de nueve países, apenas caído el muro de Berlin, cuando algunos vaticinaban «el fin de la historia» y «el choque de las civilizaciones» como horizontes únicos para la humanidad. La Venezuela bolivariana es una fuente de inspiración de la que nos nutrimos, sin ceguera, sin inocencia. Con el orgullo, sin embargo, de estar del buen lado de la barricada y de reservar los golpes para el malévolo imperio de los Estados Unidos, sus tan estrechamente protegidas vitrinas del Oriente Próximo y donde quiera reinen el dinero y los privilegios. ¿Por qué Chávez despierta tanto resentimiento en sus adversarios? Indudablemente porque, tal como lo hizo Bolívar, ha sabido emancipar a su pueblo de la resignación. Y abrirle el apetito por lo imposible.

[i] Venezuela obtiene 85 puntos; Estados Unidos, 30; Canada 26 … venezuelanalysis.com/news/6336

[ii]Estudio publicado el 29 de abril de 2011. www.gallup.com/poll/147167/High-Wellbeing-Eludes-Masses-C…

[iii] Mark Weisbrot et Tara Ruttenberg, «Television in Venezuela : Who Dominates the Media ?» (pdf), Center for Economic and Policy Research, Washington, D.C., décembre 2010.

En Educación, la Unesco nos puso buena nota
analfabetismo
Image by ANSESGOB
“La escolarización en el primer ciclo de la educación secundaria alcanza a un 82,5 por ciento. Se corrobora así el notable avance que ha tenido el país al promover la continuidad de los estudios para quienes egresan del nivel primario.”

Eduardo Aragundi Subsecretario de Planeamiento Educativo.
Min. de Educación de la Nación.

En estos días, la Unesco ha difundido su Compendio Mundial 2011 en el que se destaca que la Argentina ocupa el primer lugar en cuanto a la demanda de educación secundaria entre los países de Latinoamérica y el Caribe. El informe también señala que nuestro país se ubica entre los primeros de la región en el nivel de escolarización alcanzado en la escuela media. Y ello aun cuando el dato de escolarización que se ofrece (80%) corresponde a los valores registrados para el año 2008, en base a proyecciones de población.
Datos más actuales, fundados en el censo de población 2010, revelan que la escolarización en el primer ciclo de la educación secundaria es aun mayor, alcanzando a un 82,5% de la población. Se corrobora así el notable avance que ha tenido el país al promover la continuidad de los estudios para quienes egresan del nivel primario, desde 2003 a la fecha y, particularmente, desde la entrada en vigencia de la Ley de Financiamiento Educativo (Nº 26.075), sancionada en diciembre de 2005.
Esta ley –que ha permitido que, a través del esfuerzo conjunto de la Nación y las provincias, el presupuesto asignado a la educación alcance hoy el 6,4% del PBI– lleva la impronta del cambio social, económico y político que el entonces presidente Néstor Kirchner nos propuso a todos los argentinos como un desafío de los tiempos, y que hoy se profundiza con las políticas llevadas adelante por el gobierno de la presidenta Cristina Fernández.
Porque es justo decir que la Ley 26.075 no sólo plasmó la necesidad de incrementar la inversión educativa: también plasmó el espíritu de hacer de la educación un derecho universal, tal como se desprende de la lectura de las metas a las que asigna ese incremento.
Al mandato de avanzar en la universalización del nivel medio deben sumársele otras acciones que han permitido que nuestro sistema educativo sea más inclusivo y de mayor calidad. Hoy prácticamente todos los niños y niñas de cinco años asisten al jardín de infantes.
Asimismo, mientras que en el año 2003, la mitad de los niños y niñas de cuatro años no asistía al jardín, en la actualidad el 76% de los niños y niñas de esa edad están incorporados en la educación inicial.
En el nivel primario, la ley propone el desafío de mejorar la trayectoria educativa de los alumnos: en ese marco, la repitencia se ha reducido de un 6,6% (2005) al 4,7% actual y la tasa de promoción del nivel ha alcanzado el 94 por ciento. La consolidación de este camino redundará en que, en pocos años más, todos nuestros niños y niñas ingresen al secundario en mejores condiciones para completar su educación obligatoria.
Por otra parte, nuestros alumnos tienen la posibilidad de abordar, en y desde la escuela, temáticas ética y socialmente significativas, como la educación sexual integral y la educación en Derechos Humanos.
Las 3,5 millones de netbooks que se distribuirán hasta 2012 son una potentísima respuesta al objetivo de expandir el uso de las tecnologías de la información y la comunicación determinado por la ley.
Con relación al fortalecimiento de la educación técnico-profesional propuesto en la ley vale señalar que, de los magros 6,7 millones de pesos asignados para la modalidad en 2003, el presupuesto supera hoy los 800 millones. En ese mismo período, la matrícula se incrementó en un 12 por ciento.
La disminución del 2,6% al 1,9% de la tasa de analfabetismo puesta en evidencia por el último censo nacional de población y los más de 300 mil jóvenes y adultos que han completado su educación secundaria a través del Plan FinES son también una expresión incontrastable de una política que concibe a la educación como un bien público y un derecho personal y social garantizado por el Estado.
Ciertamente, las políticas implementadas favorecieron una mayor inclusión y una mayor igualdad de oportunidades para quienes están en la escuela y para quienes no lo estaban y de la mano de estrategias como la Asignación Universal por Hijo pudieron volver.
En síntesis, y en el marco de la institucionalidad creciente que vive el país, las normas en la Argentina han dejado de ser una mera expresión de deseo: las leyes están para ser cumplidas. En estos años, Nación y provincias han cumplido y están cumpliendo con la Ley de Financiamiento Educativo; que no ha caducado, como algunos señalan. Las leyes caducan sólo cuando sus objetivos están plenamente alcanzados.
En educación, como en otras áreas, sabemos que los logros obtenidos no deben impedirnos ver lo que falta. El año próximo todos los alumnos de la Argentina tendrán un calendario escolar de 190 días de clases y es una excelente noticia. A su vez, trabajaremos para que no sólo haya más días de clases sino para incrementar las horas que los chicos permanecen en la escuela. La jornada extendida en la educación primaria, para los sectores de menores recursos, es un desafío de los próximos años. Universalizar la oferta de jardín de infantes para los niños y niñas de cuatro años es también un reto que deben encarar el Estado nacional y los estados provinciales.
Entonces, no será un mal ejercicio, que tomemos debida nota de los reconocimientos que la política educativa argentina ha tenido en estos últimos tiempos. Pero por sobre todas las cosas, es imprescindible que, como lo señalara el ministro Sileoni, ante la 36ª Conferencia General de ese organismo de Naciones Unidas, tengamos presente que en la Argentina de hoy todo debate en lo educativo es válido si partimos de la premisa de que la educación es un derecho inalienable del pueblo.

23/11/2011 Tiempo Argentino – Nota – Editorial – Pag. 18

Ver más en analfabetismo



COMENTARIOS SOBRE ¿POR QUé HUGO CHáVEZ SIEMPRE VIVIRá EN TODOS AQUELLOS QUE DESEAMOS UN MUNDO LIBRE, FRATERNO, JUSTO, IGUALITARIO… POR Y PARA LAS PERSONAS?

¿Por qué Hugo Chávez siempre vivirá en todos aquellos que deseamos un mundo libre, fraterno, justo, igualitario… por y para las personas?

Nos interesaría conocer tu opinión sobre ¿por qué hugo chávez siempre vivirá en todos aquellos que deseamos un mundo libre, fraterno, justo, igualitario… por y para las personas?. Por favor Déjenos sus Críticas sobre el tema: ¿por qué hugo chávez siempre vivirá en todos aquellos que deseamos un mundo libre, fraterno, justo, igualitario… por y para las personas? con respecto a analfabetismo.

educaya.com no posee ningún contrato o vínculo con ¿Por Qué Hugo Chávez Siempre Vivirá En Todos Aquellos Que Deseamos Un Mundo Libre, Fraterno, Justo, Igualitario… Por Y Para Las Personas? ni las empresas, personas o instituciones que redactan y publican el artículo aquí referenciado. Si desea visitar el portal web de origen de ¿Por Qué Hugo Chávez Siempre Vivirá En Todos Aquellos Que Deseamos Un Mundo Libre, Fraterno, Justo, Igualitario… Por Y Para Las Personas? por favor ingrese a los enlaces de referencia que están arriba en el artículo con Analfabetismo.


Latino IPTV - El Nuevo Entretenimiento

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.